Comer Saludable




Comer saludable no significa comer solo verduras o matarte de hambre con dietas caras de nombres exóticos y extrañas. Comer saludable incluye diversos factores como ingerir las calorías adecuadas en base a tu cuerpo y las actividades que realizas, y una dieta equilibrada de proteínas, grasas, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales.

• Proteínas: realizan la mayor parte del trabajo en las células y son necesarios para la estructura, función y regulación de los tejidos y órganos del cuerpo. Están compuestas de aminoácidos y en nuestra dieta necesitamos incluir alimentos que sean fuentes de proteínas completas, es decir, que contengan todos los aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Las proteínas que obtenemos de las carnes y otros productos animales como leche y huevos, son proteínas completas. También las encontramos en fuentes vegetales como las nueces y algunos granos o guisantes.
• Grasas: existe una tendencia a ver la grasa como algo malo, pero la verdad es que no todas las grasas son iguales y existe un particular tipo de grasa que nuestro cuerpo necesita para tener energía, absorber vitaminas y para la salud de nuestro corazón y cerebro. Estamos hablando de las grasas insaturadas que se encuentran presentes en alimentos como el aguacate, los aceites vegetales como el de oliva y el de girasol, frutos secos, semillas, mantequilla de maní, leche de soja, tofu y pescados como el salmón, atún, arenque, trucha, sardina, etc.
• Carbohidratos: aunque han sido puestos como el villano en el apogeo de las dietas, los carbohidratos son uno de los grupos básicos de alimentos. Los carbohidratos son azucares o almidones que se encargan de transportar energía en nuestro cuerpo. Es importante elegir el tipo de carbohidratos adecuados para nuestra salud como lo son los granos integrales como el pan integral, el arroz integral, la harina de maíz integral y la avena. Es bueno evitar los granos refinados, como la harina blanca y el arroz blanco, y alimentos que contengan mucha azúcar añadida.
• Fibras: frutas, vegetales, cereales, frijoles y nueces. Las fibras ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y accidente cerebrovascular. Te ayudan a perder peso y a mejorar la salud de la piel.
• Vitaminas y minerales: sustancias esenciales que nuestro cuerpo necesita para desarrollarse y funcionar correctamente. Existen múltiples fuentes de vitaminas como lo son las frutas y vegetales, granos, leche y productos lácteos, grasas animales, aceites vegetales, pescado aceitoso, etc. Los minerales incluyen al hierro y al calcio, entre otros, y son necesarios para convertir la comida que ingerimos en energía y mantener la buena salud de los huesos y dientes. Se pueden encontrar en la carne cereales, pescado, leche y productos lácteos, frutas y vegetales, y en nueces.

Como ves, cada grupo de alimentos tiene su función y es por esto que el primer paso para comer saludable es aprender a incluirlos de manera equilibrada en nuestra dieta. Empieza a preparar tu propia comida y a experimentar con recetas que contengan estos alimentos. No te saltes el desayuno e incluye meriendas saludables para que no comas en exceso durante la cena y el almuerzo.

Empezar una dieta saludable no significa que debas renunciar a comer las cosas que te gustan o que debes hacer un cambio extremo de un día para otro. Puedes empezar haciendo cambios pequeños. Cuando estés listo para mayor compromiso, un nutricionista puede evaluar tus necesidades y requerimientos particulares para recomendarte una dieta.

Recuerda que es importante tomar suficiente agua y limitar las grasas saturadas, los granos refinados y los alimentos que contengan mucha azúcar añadida.




Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*