Recuperación después de una cesárea




Ya sea que haya sido programada con anterioridad o que haya sido por una decisión de último minuto, el proceso de recuperación de una cesárea es muy similar en la mayoría de los casos. En primer lugar, es muy importante tener en cuenta que debes tener paciencia. Tanto el embarazo como el parto causan cambios significativos en tu cuerpo y en tu vida y toma su tiempo acostumbrarse a la nueva normalidad con ese pequeño ser que acaba de salir de ti.

Si tienes preguntas sobre qué esperar o qué puedes hacer para ayudarte durante el proceso de recuperación, estas son unas cuantas cosas que te pueden ayudar:

Cuídate y tómalo con calma.
La recuperación puede tardar alrededor de 6 semanas, aunque puede ser diferente para cada persona. Trata de descansar cuando te sea posible y evita estirarte, doblarte y levantar cosas más pesadas que tu bebé durante las primeras semanas.

Dolor
Es normal que sientas dolor y molestias hasta una semana después de la operación, por lo que tu médico te indicará que tomes alguna medicación. Sigue las indicaciones al pie de la letra y no te saltes ninguna medicación, aunque no sientas dolor en ese momento, hasta que el tratamiento haya terminado. También, debes consultar con un doctor si piensas usar algún otro medicamento, especialmente si estás lactando.

Caminar
Aunque deben evitarse realizar actividades pesadas hasta después que no sientas dolor, el ejercicio ligero como caminar un poco, te ayudará a recuperarte de la cesárea y evitara el riesgo de coágulos de sangre. Además es bueno para tu mente.

Revisa la herida
Una vez te quiten el vendaje de la herida y te remuevan los puntos o clips, o cuando estos se disuelvan (si tienes puntos que se disuelven) tendrás que limpiar y secar tu herida con cuidado a diario y como te indique tu médico para evitar infecciones. Usa ropa de algodón y holgada que no te apriete o haga presión en la herida.
Verifica la incisión de la cesárea regularmente y si notas algún signo de infección como enrojecimiento, hinchazón o secreciones, comunícate con tu médico.
También si el dolor no se controla con los medicamentos, notas que aún hay sangrado vaginal una semana después de la cesárea o este ha incrementado, tienes fiebre u otros síntomas que te parezcan anormales, debes buscar asistencia médica de inmediato.

Secreción vaginal
Es normal que tengas flujo vaginal rojizo y abundante tras el parto. Esto se debe a que la membrana mucosa superficial que recubre el útero durante el embarazo se empieza a desprender, así que ten a la mano suficientes toallas sanitarias de maternidad. Después de la primera semana, este flujo se irá volviendo más acuoso y pasará de rojizo a marrón y luego a blanco amarillento e irá disminuyendo.

Amamantar
Puedes comenzar a amamantar casi inmediatamente después de la cesárea. Es bueno que trates diferentes posiciones para amamantar en las que estén cómodos tú y tu bebé.

Salud mental
Enfrentas un período de muchos cambios y es muy probable que estés bajo mucho estrés, por lo que es normal que experimentes cambios de humor. Recuerda que tu salud mental es tan importante como tu salud física y muchas mujeres llegan a tener depresión posparto, que se manifiesta mediante la pérdida de apetito, cambios de humor severos, un cansancio abrumador y falta de alegría. Si crees que puedes estar experimentando depresión posparto o simplemente necesitas hablar, busca ayuda profesional y de las personas en quienes confías.

Recuerda, sigue las instrucciones de tu médico y no tengas miedo de preguntar y pedir ayuda. Probablemente esta sea la primera vez que enfrentas una cesárea y, aunque no lo sea, es una oportunidad para aprender y es normal que tengas muchas dudas. Mantente cerca de miembros de tu familia o amigos que puedan ofrecerte ayuda y asistirte mientras te recuperas y no dudes en preguntar y consultar con tu médico cualquier inquietud que tengas.




Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*